Blog

Depósito Dental Implantec S.A. » Blog » Problemas dentales más frecuentes en Costa Rica

Problemas dentales más frecuentes en Costa Rica

dentalpain

El descuido de encías y dientes en los costarricenses cobra facturas no solo en caries y enfermedades, sino también en la pérdida de piezas dentales cada vez a más temprana edad.

Así lo destaca la web del periódico La Nación, que cita al estudio epidemiológico sobre salud bucodental de la Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS) de 2014.

De acuerdo al rotativo, el estudio señala que los costarricenses entre los 20 y los 49 años tienen peor la higiene dental y el mayor riesgo de enfermedades en los dientes y encías. Un dato concreto, que hace saltar las alarmas, es que solo el 10% de los adultos mayores tienen su dentadura completa.

Para los expertos, esta situación es alarmante, pues incide directamente en la salud bucodental de los niños. “Si usted no tiene buenas prácticas, tampoco va a dar el ejemplo ni a cuidar la salud bucodental de los hijos. Esto es parte de una buena salud integral; no puede verse como algo aislado”, comentó Rolando Meléndez, coordinador de Odontología de la CCSS a La Nación.

Para Meléndez, es preocupante ver que la la salud bucal es mala antes de que los niños entren a la escuela. Sin embargo, añade que, al entrar al sistema educativo, la salud mejora en virtud de lo que se les enseña, pero que al salir de la escuela, la salud vuelve a caer.

Con base a los datos extraídos de este estudio realizado a con 51.191 personas de todo el país y de todas las edades, que asistieron a la consulta odontológica en la CCSS, la CCSS elaboró el Manual familiar para la salud bucodental , que está disponible en Internet y en los diferentes servicios de salud y que puede descargar AQUÍ para compartir con sus pacientes.

A nivel mundial, las enfermedades bucodentales representan entre un 5 % y un 10 % de los costos en salud pública, ya que el 90 % de la población mundial tiene al menos un padecimiento.

Durante el Congreso Nacional e Internacional de Odontología, la presidenta de la Caja, María del Rocío Sáenz lanzó datos que alarman. Los niños en edad escolar concentran las mejores condiciones. Seis de cada 10 niños ticos, está completamente sano y no más de un 2% termina con pérdida de piezas. Sin embargo, la situación de otros grupos de edad, es preocupante.

“Sabemos que solo una cuarta parte de la población entre los 20 y 49 años adopta una buena higiene oral. Y en el caso de los adultos mayores tiene mucha pérdida de piezas dentales, pues solo el 10% posee dientes”, dijo Sáenz, según lo reseña el portal CR HOY.

Problemas dentales más frecuentes en Costa Rica

Entre los problemas más frecuentes que se presentan en las bocas de los ticos, se encuentran la pérdida de dientes, el sangrado y movilidad dental.

Un grupo de edad que llama la atención de las autoridades es el de niños de 0 a 5 años, ya que si los padres poseen malos hábitos de higiene dental, no enseñrán buenos hábitos en sus hijos.

Rafael Porras, presidente del Colegio de Cirujanos Dentitas de Costa Rica, comentó a CRHoy.com que el gremio de odontólogo es consciente de estas dificultades y generalmente hacen un esfuerzo por tratar de atacar los problemas.

Entre esos esfuerzos destaca la preparación de un Plan Nacional de Salud Bucodental, que fue expuesto durante 2016 a las autoridades del Ministerio de Salud. De esta manera se podría acceder a poblaciones más vulnerables, como Guanacaste, Limón y la Zona Sur, donde según los datos de la Caja, la salud bucodental está más deteriorada.

“Debo aceptar el reto y levantar el guante que me han plantado y me comprometo a analizar esa política y ese plan e impulsarla oficialmente dentro de las potestades propias desde el ejercicio de la rectoría del Ministerio de Salud”, aseguró por su parte, el Ministro Llorca.

Sin embargo, a pesar de que se han levantado las alarmas en relación a la salud oral en Costa Rica, la situación en Latinoamérica no es tan diferente. De hecho, debido a las características sociales tan heterogéneas que muestra el continente, se observan muchos contrastes en la salud oral de su población.

Problemas dentales más frecuentes en Latinoamérica

Cerca de 600 millones de latinoamericanos viven en los 22 países y territorios que comprenden desde México y el Caribe hasta la Argentina y Chile en el Sur, donde los desarrollos económicos y sociales son muy variados y donde la caries dental y las periodontitis afectan a elevados porcentajes de la población.

De acuerdo a un artículo publicado por Adolfo Contreras Reginfo en la revista especializada Revista Clínica de Periodoncia, Implantología y Rehabilitación Oral, quizás Brasil sea uno de los pocos países latinoamericanos que ha logrado resultados poblacionales tangibles al proponer una política nacional de promoción de la salud oral denominada Brasil sonriente-2004. Esta  política se ha integrado en el sistema único de salud SUS provisto por el Estado y posee indicadores fehacientes del avance de la atención primaria de la salud y la promoción de la salud para el control de caries, la pérdida de dientes y el control del cáncer oral a nivel poblacional.

Según el mismo artículo, se conocen estudios nacionales de salud oral en España, México, Colombia, Brasil, Argentina y Chile. En ellos se destaca la prevalencia de periodontitis crónica es entre el 30% al 60%. La prevalencia promedio de gingivitis es del 35% en niños, con un rango entre el 30% al 80%.

La prevalencia de periodontitis agresiva está entre el 1% al 3%. Estas cifras ameritan una estrategia para el control de las enfermedades periodontales en Iberoamérica, de acuerdo a Contreras Reginfo.

Para el autor es importante destacar que las enfermedades periodontales, incluyendo la gingivitis, comparten factores de riesgo con las enfermedades crónicas no transmisibles (ECNT) así que el tratamiento de una va a afectar el riesgo de las otras.

Las enfermedades orales más comunes en la región, de acuerdo al mismo artículo son: la caries dental, la gingivitis y la periodontitis crónica. Estos padecimmientos afectan a 3,9 billones de personas, siendo la caries no tratada (35%) la más prevalente globalmente.

Contreras Reginfo señala varios datos importantes:

  • Los años de vida perdidos por las afecciones orales alcanzan los 15 millones de DALY e implican una pérdida de 224 anos por 100.000 habitantes.
  • La gingivitis puede afectar entre el 30% al 100% de la población.
  • La periodontitis crónica puede afectar entre un 30% al 50% de los adultos, y su prevalencia se incrementa con el aumento de la población y la expectativa de vida.
  • La prevalencia global de periodontitis severa es del 12% para el 2010, con una incidencia estandarizada para la edad por 100.000 personas de 701 casos.
  • Las prevalencias de gingivitis en niños fueron tan bajas como un 30% y tan altas como un 80%, con un promedio de 34% de gingivitis en la población. Existen muy pocos estudios nacionales sobre gingivitis en niños y jóvenes.

Por otra parte, en el artículo “Enfermedades periodontales como un problema de salud pública: el desafío del nivel primario de atención en salud”, publicado en la misma revista por Paola Carvajal, en los últimos años, se ha desarrollado un consenso entre los profesionales de la odontología, en torno a que el abordaje de las enfermedades periodontales debe ir acompañado de un enfoque en la salud pública, dado que se reconoce que tanto la gingivitis como la periodontitis son un importante problema de salud pública a nivel global por su alta prevalencia, y por ocasionar daños evidentes en las personas, por el alto costo de tratamiento y por ser susceptibles de ser prevenidas.

Los principales indicadores de riesgo, según cita la autora, de las enfermedades periodontales son la edad, el género, el nivel de escolaridad, el nivel socioeconómico, el acceso a la salud y el tabaquismo.

Asismismo, Carvajal destaca que por la relación existente con enfermedades crónicas no transmisibles y por compartir factores de riesgo comunes con ellas, y dado que a pesar de los esfuerzos del abordaje individual existe aún una alta prevalencia de estas enfermedades, el abordaje debería enfocarse hacia el fortalecimiento del nivel primario de salud, trabajo interdisciplinario e intersectorial, promoviendo estilos de vida saludables, hábitos de higiene oral, consejería antitabáquica y dietética, y detección precoz de la enfermedad.

Efecto de las enfermedades orales en los implantes dentales

Estas enfermedades orales, además de afectar la salud en general y provocar la pérdida de las piezas dentales, también pueden ocasionar problemas serios en los implantes dentales.

De acuerdo al artículo “Infecciones relacionadas con los implantes dentarios”, publicada en 2008 por LorenaLópez-Cerero en la revista especializada Enfermedades Infecciosas y Microbiología Clínica, las infecciones periimplantarias van a ser cada vez más frecuentes debido al aumento de pacientes con implantes de más de 10 años.

Según la autora, existen dos fases en la afectación periimplantaria: la primera o mucositis, que es la inflamación del tejido periimplantario sin afectación ósea y una forma más avanzada en la que se produce pérdida de osteointegración denominada periimplantitis.

Se estima que esta infección afecta al 10% de los implantes con más de 5 años y el principal factor de riesgo asociado es la existencia de enfermedad periodontal previa al implante. La etiopatogénesis de la periimplantitis está relacionada principalmente con reservorios de perioodontopatógenos de bolsas residuales, aunque también influyen aquellos factores que facilitan la colonización de la superficie implantaria y la susceptibilidad a la infección. El tratamiento debe incluir la eliminación de la biocapa bacteriana, el desbridamiento de la superficie y la regeneración quirúrgica de la bolsa implantaria.

A favor de esta tesis, J. Dominguez et al. señalan en el trabajo “Estudio de asociación entre enfermedades sistémicas y el fracaso de implantes dentales” publicado en 2017 en la revista especializada Revista Clínica de Periodoncia, Implantología y Rehabilitación Oral(https://www.sciencedirect.com/science/article/pii/S0718539113701137), que desde los inicios de la cirugía de implantes orales, se ha recomendado excluir o limitar a ciertos pacientes con problemas de salud o hábitos de tabaquismo.

Aunque señala que las enfermedades crónicas no transmisibles de salud no son considerados una contraindicación absoluta para la utilización de implantes orales, destacan que sí se debe evaluar con detalle el tipo de enfermedad presente, por ser un potencial riesgo que podría afectar el proceso de oseointegración. Y añaden que hay ciertas condiciones sistémicas, como la osteoporosis, enfermedades cardiovasculares, diabetes mellitus, e hipotiroidismo, así como también, el hábito de fumar, que inciden sobre el éxito, la sobrevida o el fracaso de los implantes.

Recomendaciones de salud bucal para pacientes adultos mayores

De acuerdo con el manual de salud bucal de la Caja Costarricense de Seguro Social, para que el sistema estomatognático realice sus funciones de forma óptima, es necesario  conservar la mayor cantidad de piezas dentales naturales posibles en boca, ya que los dientes tienen una importante función de sensibilidad propioceptiva característica, que se pierde cuando son reemplazados parcial y totalmente por aparatos protésicos. La pérdida del apetito, en los adultos mayores, tiene una relación directa con la ausencia de dientes naturales y con el uso de prótesis dentales.

En esta etapa es un mito muy usual para muchas personas, que una buena prótesis total va a solucionar todos los “problemas dentales” funcionando mucho mejor que los “feos y gastados dientes”. Sin embargo, las prótesis dentales en cualquiera de sus formas (fijas, parciales o totales) nunca son definitivas, ya que ni el más avanzado sistema de rehabilitación protésico va a poder reemplazar la perfección fisiológica y adaptativa que los dientes naturales tienen por naturaleza.

Aun así, si hay pérdida parcial o total de piezas dentales, la recomendación a corto plazo es de reemplazarlas, tan pronto como sea posible. El objetivo es rehabilitar con un sistema que, devuelva al paciente los dientes perdidos y sus funciones, como que  permitan proteger las estructuras remanentes. Siempre es importante un control periódico dos o tres veces por año, para valorar el funcionamiento y estado de la prótesis, detectar pérdidas óseas y evaluar la articulación temporomandibular.

Tanto las piezas dentales naturales como las estructuras postizas, requieren de limpieza y mantenimiento después de cada comida, por este motivo, se debe enseñar a los adultos mayores y a sus encargados el correcto cuidado que conlleva el uso de prótesis dentales para su bienestar general.  El personal de salud asiste mediante instrucciones de fisioterapia oral, con ayuda de un dentoformo, así como las indicaciones pertinentes para el cuidado de prótesis dentales.

Las prótesis dentales se deben mantener limpias y libres de alimentos que puedan causarle manchas, mal aliento o inflamación de las encías. Se aconseja lavar con jabón líquido antibacterial y productos bacteriostáticos fabricados para las mismas, utilizando preferiblemente, un cepillo apto para la limpieza de prótesis dentales, o en su defecto, cualquier cepillo dental suave y agua.

Las prótesis dentales parciales removibles requieren de una mayor minuciosidad en el momento de realizar una higiene adecuada, ya que existe una mayor propensión para la acumulación de placa bacteriana y restos alimenticios que quedan atrapados entre las superficies de las dentaduras, las piezas dentales presentes, los rebordes residuales, paladar, carillos y lengua. Ya sea por la poca habilidad, desconocimiento en el cuidado apropiado o motivación a lo largo del ciclo de vida, la historia de muchas personas pasó de usar puentes fijos a prótesis parciales removibles, para terminar en prótesis totales removibles.

Es muy importante que las prótesis dentales sean removidas de la boca de 8 a 12 horas diarias, generalmente al dormir, para descansar la mucosa bucal. Estas deben ser depositadas en un recipiente con agua para su respectiva hidratación. Después de su uso se pueden realizar enjuagatorios de clorexidina al 0,12%, limpiar la mucosa bucal con un cepillo suave, embebido en clorexidina, además de realizar enjuagatorios con agua con sal (agregar media cucharadita de sal en 250 ml de agua fresca) Se debe complementar la técnica de cepillado e hilo dental con el uso de enjuagues bucales  libres de alcohol.

Share on facebook
Facebook
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on pinterest
Pinterest
Implantec S.A.

Implantec S.A.

Depósito Dental especializado en Implantes, Equipo y Materiales Dentales.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

IMPLANTEC

Shopping cart

cerrar

Iniciar sesión

cerrar
Scroll To Top